Archivo de la categoría: Android

Por qué Telegram es la mejor aplicación de mensajería

Hace tiempo analicé por aquí punto por punto el por qué WeChat es superior a WhatsApp. ¿WeChat? Poco pudo conseguir Leo Messi y casi nadie se acuerda ya de esta aplicación que tanto éxito tiene en China, su país de origen. Sigue siendo una aplicación de mensajería instantánea mucho más completa que la mayoría, pero a la mayoría de usuarios le parecerá demasiado recargada, y no lista para usar desde el primer segundo. Esos factores de usabilidad unidos al factor de que no se convirtió en una aplicación viral, como otras, han condenado a WeChat al olvido.

También han pasado unos meses desde la fiebre que hubo por Telegram, la aplicación que nos ocupa en esta ocasión, aunque sigue manteniendo su lugar gracias, sin duda, a sus muchas virtudes y ventajas sobre WhatsApp y Line. Hay muchos artículos que las comentan, pero siempre se acaban dejando algo. A continuación intentaré recopilarlas todas:

telegram

1) Es gratis: no hay que pagar por instalarla ni ninguna cuota, y no incluye ningún tipo de publicidad. Antes de la llegada de WhatsApp, cualquier servicio de mensajería a través de Internet era gratuito (incluso la mayoría pensaba que WhatsApp lo era, pese a que en la propia configuración aplicación se ve claramente que no, y también en su web) y era impensable pagar por ello. Hoy se paga por WhatsApp, cuando curiosamente es la única (que yo conozca) aplicación de mensajería instantánea de pago, y no la mejor. Line también es gratis pero, sin embargo, recibimos periódicamente mensajes de promociones de Line y avisos de novedades y, aunque no emiten notificaciones y sólo se ven cuando el usuario entra a la aplicación, seguramente muchos preferirían no ver este tipo de cosas. A los creadores de Telegram, Nikolai y Pavel Durov, creadores también de VK (el “Facebook ruso”, con más de 100 millones de usuarios activos), les sobra el dinero y si lo necesitaran para mantener el servicio de Telegram recurrirían a donaciones, uno de los métodos de financiación por excelencia del software libre.

2) Es libre: la mayoría de la gente no sabe qué es el software libre. Aquí tenéis una entrada sobre ello que publiqué en su día, pero básicamente software libre es software cuyo código fuente significa que cualquiera puede leer, modificar y redistribuir este software y/o su código fuente original o modificado. Tanto los clientes de Telegram, como su API y el protocolo MTProto son libres. El software de los servidores aún no lo es, pero está anunciado que también será liberado. Que Telegram sea software libre implica que cualquier persona que sea leer código puede detectar si hay problemas de seguridad, puertas traseras o cualquier otra funcionalidad maliciosa o defecto indeseable para el usuario. También propicia un desarrollo más acelerado y productivo gracias a su desarrollo colaborativo: cualquiera puede desarrollar un cliente para Telegram. Si los creadores no crean un cliente oficial para tu sistema operativo o alguien desea crear uno más adecuado a sus gustos o necesidades, está en la libertad de hacerlo. De hecho, gracias a ello disponemos de clientes para prácticamente cualquier plataforma.

3) Es multiplataforma y multidispositivo: aunque sólo hay clientes oficiales de Telegram para Android, iOS y Windows Phone (Beta), gracias a que Telegram es software libre también disponemos de clientes para cualquier tipo de ordenador (Telegram Desktop para Windows, Mac OS X y GNU/Linux; Sigram para GNU/Linux; entre otros) y una versión web (Webogram, utilizable tanto en ordenadores sin necesidad de instalación como en smartphones con un navegador moderno, incluyendo Firefox OS). WhatsApp no se puede utilizar desde el ordenador. Line sí, pero no dispone de una versión web ni de versión para GNU/Linux (aunque se puede usar la de Windows mediante Wine).

telegram-webapp

4) Es seguro: la seguridad y privacidad son una característica fundamental, y en la que flaquea mucho WhatsApp, y desde su compra por parte de Facebook es menos apetecible que una empresa disponga de tanta información y poder sobre nosotros y nuestras comunicaciones. El protocolo MTProto utiliza un sistema de encriptación AES de 256 bits, el cifrado RSA 2048 y el protocolo criptográfico Diffie-Hellman. El 19 de diciembre de 2013, Pavel Durov anunció que daría una recompensa de 200 000$ en Bitcoins a quien fuera capaz de romper el cifrado de la mensajería. Por otro lado, existe la opción de crear chats secretos, cuyos mensajes no se almacenarán en los servidores de Telegram y sólo serán accesibles por los interlocutores, que además podrán eliminar mensajes (eliminándose en su dispositivo y en los de los demás interlocutores), programar su autodestrucción tras el periodo de tiempo que ellos establezcan. En los grupos en los que participes, sólo tus contactos podrán ver tu número de teléfono, permaneciendo este oculto a los demás participantes. La sede de Telegram se encuentra en Berlín, por lo que podemos estar tranquilos en cuanto a la cesión de datos a la NSA, al menos si no estamos en EEUU.

5) Basado en la nube: con la excepción de los chats secretos, tus contactos, conversaciones y los archivos compartidos en ellas  se almacenan en los servidores de Telegram. Esto implica que cuando uses Telegram desde otro dispositivo tendrás acceso a todas tus conversaciones y archivos compartidos. Igualmente, si cambias de teléfono o reinicias de fábrica el tuyo no tendrás que preocuparte de hacer una copia de seguridad del directorio de Telegram como sucede con WhatsApp. Este almacenamiento en la nube es ilimitado. En Line, las conversaciones se almacenan en la nube, pero cada vez que reinstales la aplicación en tu móvil se eliminará todo el historial sin poder evitarlo (personalmente no veo qué sentido tiene esto).

6) Puedes enviar cualquier tipo de archivo sin compresión: cuando envías una imagen “grande” a través de WhatsApp, la aplicación comprime la imagen, haciendo que pierda calidad, y lo mismo ocurre con los vídeos si exceden los 16 MB de tamaño (o tendremos que recortarlos si son muy largos). Telegram permite enviar vídeos de hasta de 1GB (podemos enviar incluso películas). Sí comprime las imágenes si las enviamos como tales, pero permite enviar cualquier tipo de archivo (tales como documentos, PDFs, aplicaciones, etc. de hasta 1GB), función que no permite WhatsApp, y usando esa opción también puedes enviar imágenes sin ningún tipo de compresión para que no pierdan calidad.

7) No es molesto: en Telegram puedes configurar las notificaciones a tu antojo. Puedes seleccionar en cada conversación (individual o grupal) si quieres que no te llegue ninguna notificación o que sólo vibre, además de poder personalizar el tono o el color del LED. También puedes silenciar a determinados miembros de los grupos. Muchos usuarios de WhatsApp sufrirán a amigos pesados o notificaciones constantes de grupos sin poder hacer nada, sólo silenciarlos un determinado periodo de tiempo tras el cual se volverán a activar las notificaciones automáticamente, silenciar el teléfono o desconectarlo de Internet. En Line puedes desactivar las notificaciones de las conversaciones que quieras, aunque con menos opciones al respecto como los tonos o la vibración.

telegram

8) Posibilidad de grupos más numerosos: Telegram permite grupos de hasta 200 participantes, frente a los 100 de Line y los 50 de WhatsApp. Es cierto que en día a día es difícil que usemos un grupo de tales magnitudes y que, si lo hacemos, nos resulten molestas las notificaciones (bueno, no en Telegram ya que podemos desactivarlas como hemos dicho en el punto anterior), pero puede ser útil a la hora de organizar algún evento multitudinario, por ejemplo, y nunca está de mal tener la opción.

9) Saber cuando el destinatario ha leído un mensaje: es algo que muchos usuarios demandan, que la marca de doble verificación indique si el destinatario ha leído un mensaje. Line también se dispone de esta característica, no así WhatsApp, donde la doble verificación sólo significa que se ha recibido el mensaje y no necesariamente se ha abierto.

Este último punto quizás no sea del agrado de todos los usuarios, aunque ciertamente es una característica común en muchas de las aplicaciones de mensajería instantánea. Me parecería más acertado que se incluyera esta característica pero también la opción de que los demás usuarios no vean cuando has leído los mensajes (y viceversa, para ser justos), y también que nadie pueda ver tu última conexión (la única función de WhatsApp que falta en Telegram tras haber añadido las listas de difusión).

También es de destacar la velocidad y fiabilidad del servicio de mensajería de Telegram, con servidores descentralizados alrededor del mundo. También es más ligero que sus competidores. Todo esto, con una inferfaz muy sencilla y similar a la de WhatsApp, algo que hace que cualquiera sea capaz de utilizar fácilmente Telegram desde el minuto 1.

Aprovecho para realizaros un enlace a un vídeo de ReviewsCJ comparando Telegram y WhatsApp. Muy recomendado el vídeo, aunque tiene unos meses ya y algunos comentarios están desfasados (como el de las notas de voz), y el canal.

Después de leer esto, seguramente tendrás pocas dudas acerca de cual es el mejor servicio de mensajería instantánea en la actualidad. Sí, ya sé que no la usan tantos contactos tuyos como WhatsApp, y que posiblemente entre contactos que tengáis Telegram usáis WhatsApp… ¿Por qué no pensárselo un poco y usar lo mejor en lugar de usar lo mismo de siempre por simple inercia? La verdad es que merece mucho la pena.

Anuncios

Por qué WeChat es superior a WhatsApp y Line, punto por punto

Desde que dejé de usar el ya extinto MSN/Windows Live Messenger (ahora integrado en Skype), no he sido muy amigo de volver a usar mensajería instantánea por diversas razones, y más cuando se trata de un dispositivo móvil en el que siempre estás localizable, a diferencia del ordenador, donde puedes estar o no. WhatsApp fue la primera aplicación de mensajería móvil que despuntó (que no la primera, y los motivos de su éxito aún se me escapan, especialmente teniendo en cuenta que es de pago), pero por su paupérrima seguridad, su falta de privacidad y su carácter de pago hicieron que nunca la instalara en mi smartphone, no actuando por inercia y actuando a contracorriente. Un tiempo después, y hace no mucho, empezó a sonar Line, una aplicación técnicamente bastante superior a WhatsApp, pero con una privacidad aún peor que la de ésta desde mi punto de vista, tampoco ha estado nunca presente en mi smartphone. Finalmente, he instalado una aplicación de mensajería en mi smartphone. Se llama WeChat y os expongo a continuación los motivos:

1) Es gratis: la mayoría de la gente, por desgracia, no se suele informar sobre lo que usa. Al descargar Whatsapp, ven que es gratuito y no se plantean nada más, no visitan la web ni ven en la opciones de la aplicación que efectivamente no lo es. Al pasar un año hay que pagar una cuota para poder usarlo. Es una cuota baja, sí, ¿pero por qué pagar existiendo mejores alternativas? ¿Y cuando se ha visto que haya que pagar por una aplicación de mensajería? Siempre es algo que ha sido gratuito.
Además, el método que lleva a cabo WhatsApp de cobrar selectivamente a algunos usuarios y a otros no para que todos no migren masivamente a otras aplicaciones me resulta moralmente reprobable. Me explico: la mayoría no va a dejar de usar WhatsApp al haberles ampliado el periodo de prueba gratuitamente, y que algunos de sus amigos sí tengan que pagar realmente no les supone un problema, que sí a los seleccionados para pagar a WhatsApp, que al seguir usando sus contactos la aplicación (y posiblemente sin usar alguna otra gratuita) se verán privados de unas comunicaciones y un servicio del que disfrutaban… Con lo cual, muchos acabarán no viendo otra alternativa posible que el pago.
Con WeChat, no hay que preocuparse por ningún coste nos vaya a suponer la aplicación, aunque podemos comprar si queremos emoticonos (mismo sistema que Line).

2) Chat de voz: en lugar de limitarse a los mensajes de texto (e intercambio de archivos) como WhatsApp, WeChat también posee una función de “walkie-talkie”, además de las llamadas como en Line. En el walkie-talkie de WeChat tienes que pulsar un botón a la vez que hablas, algo quizás menos cómodo que una llamada como las de toda la vida, pero también tiene la ventaja de que pueden participar más de dos interlocutores. Aún así, también tenemos la opción de llamada “clásica” entre dos personas.

3) Videollamadas: esta función es una clara ventaja con respecto a WhatsApp, y que WeChat  fue la primera de las tres aplicaciones en ofrecerla. Si tu smartphone no tiene cámara frontal también podrás usar esta función aunque evidentemente no será lo mismo, la persona que la que hables verá las imágenes provenientes de tu cámara trasera.

4) Funcionalidades exclusivas: puedes agitar el teléfono y conectar con otro usuario de WeChat que lo haga a la vez (esta opción también existe en Line), mirar alrededor para buscar gente cerca de ti, y lanzar o recoger mensajes en botella. Así, tienes la posibilidad de usar estas funciones para conocer gente nueva si quieres (si no, puedes no usarlas o incluso desactivarlas).
También dispones de un espacio llamado “Momentos”, donde podrás colgar fotos para compartirlas con tus contactos, que podrán comentarlas y darle a “Me gusta”. Es una función parecida al Timeline de Line, mientras que WhatsApp no posee una función de este estilo.

5) Privacidad: uno de los aspectos que más me gusta de WeChat es que guarda tu privacidad. No se añaden automáticamente tus contactos telefónicos a los de la aplicación, sino que WeChat detecta los que la usan y puedes añadirlos a tus contactos de WeChat. Pero lo interesante es que puedes activar la opción “Verificación de amigo” para que si alguien quiere añadirte a sus contactos no podrá hacerlo automáticamente, sino que en lugar de ello te enviará una solicitud de contacto que podrás o no aceptar, así no tendrías en esta aplicación de mensajería a ningún contacto indeseado, ni podrá hablarte directamente alguien a quien no hayas aceptado previamente (pueden darse el caso de gente que ni conozcas).
Puedes añadir a contactos intercambiar los números de teléfono si no te interesa, mediante el ID de usuario y el código QR personal (opciones también disponibles en Line). Y los contactos de WeChat que tengas por un medio distinto al número de teléfono no podrán ver tu número. También puedes buscar contactos de Facebook.
Tus contactos no sabrán cuando es la última vez que te has conectado (como en WhatsApp, aunque en iOS se puede desactivar, algo chapucero que sólo implementen la opción en un sistema operativo) o, peor, si has leído los mensajes que te han enviado (como en Line, y Facebook). Que nuestro interlocutor pueda saber alguno de estos datos es algo bastante intrusivo en nuestra privacidad, y con WeChat sólo nosotros decidiremos cuando y cómo, si queremos, hacerle saber que hemos leído su mensaje y responderle según el caso.

6) Totalmente configurable: puedes desactivar las funciones sociales (agitar, mensaje en botella, gente cerca), si quieres que no te encuentren mediante tu número de teléfono, activar o desactivar la vista horizontal (en Line no está disponible la vista horizontal, lo que lo hace increíblemente incómodos de usar en teléfonos con pantalla horizontal y teclado QWERTY, y algo molesto para usuarios que prefieren escribir con el teclado en posición horizontal), puedes configurar totalmente las notificaciones incluyendo el poder desactivarlas en un horario concreto (normalmente se usará para cuando solamos dormir), configurar tamaño de fuente, y más.

7) Permite cerrar sesión: a pesar de que puedes simplemente desactivar las notificaciones, tal vez prefieras en alguna ocasión simplemente desactivar WeChat por completo. Tienes para estas ocasiones la opción de cerrar sesión, y abrirla cuando quieras continuar usando la aplicación. En WhatsApp tienes que desconectarte de Internet para todo, o matar el proceso, aunque en el caso de grupos puedes desactivar las notificaciones de conversaciones concretas (8 horas, un día o una semana). En Line puedes desactivar las notificaciones en general.

8) Iniciar sesión en otro dispositivo: si, por ejemplo, te quedas sin batería en tu teléfono y quieres usar WeChat en el smartphone de otra persona, puedes cerrar su sesión y abrir la tuya introduciendo tu ID y contraseña. También puedes iniciar sesión en una tableta, por ejemplo.

9) Uso en el PC mediante web: WhatsAPP no puedes usarlo en el PC, Line tiene aplicaciones para Windows y MacOS X, pero puedes usar Wechat en tu PC mediante su aplicación web escaneando un código QR con tu móvil. Así no tienes que instalar ningún programa, y además puedes usarlo tengas el sistema operativo que tengas (Linux, BSD…), sólo necesitas un navegador.

10) Multiplataforma: WhatsApp está disponible para todas las plataformas móviles importantes (Android, iOS, Blackberry, Windows Phone, Symbian y S40). Line no está disponible para Symbian y S40 (aunque no sean los sistemas operativos móviles más populares hoy en día, siempre es una desventaja para los usuarios de estos y sus contactos). WeChat está disponible para todos las las plataformas móviles importantes y además en cualquier sistema operativo de PC, con lo cual es la única de las tres aplicaciones 100% multiplataforma (excluyendo sistemas operativos muy minoritarios y abandonados como Bada, y los nuevos Firefox OS, Sailfish, Tizen y Ubuntu OS, todos excepto el primero aún no comercializados, y que está por verse las versiones que tendrán estas aplicaciones).

11) Copia de seguridad de los contactos: puedes sincronizar tus contactos en la nube, así los recuperarás en caso de pérdida o robo, o si deseas iniciar sesión en otro dispositivo.

12) Emoticonos infinitos: además de los múltiples emoticonos disponibles y los que puedes descargar, puedes crear tus propios emoticonos a partir de imágenes, con lo que las posibilidades son infinitas.

13) Consumo de batería: algo que no pocos han criticado de Line es su consumo de batería, el de WeChat es mínimo.

Un pero que se puede poner a WeChat es que ocupa bastante más espacio en teléfono que las otras dos aplicaciones, algo que se explica por sus funcionalidades y opciones extra, aunque esperemos que lo optimicen un poco, especialmente pensando en usuarios de teléfonos antiguos con poco almacenamiento interno. El consumo de datos también es ligeramente superior (tampoco es alarmante). Una función que, al menos de momento, sólo podemos encontrar en WhatsApp es la difusión de mensajes (enviar un mensaje individual, no a modo de grupo, a varios contactos a la vez), aunque realmente sólo eso es muy poca ventaja.

Así que si eres usuario de mensajería móvil puedes ver que los motivos para usar WeChat son realmente muchos, con lo que no estaría de más darle una oportunidad y si te convence recomendarlo a tus amigos.

P.D: Aquí entran cuatro gatos y no es un blog que tenga ninguna repercusión, incluso llevo meses sin escribir, así que no penséis que me han pagado para escribir esto porque nadie es tan tonto como para hacerlo.