Archivos Mensuales: agosto 2014

Por qué Telegram es la mejor aplicación de mensajería

Hace tiempo analicé por aquí punto por punto el por qué WeChat es superior a WhatsApp. ¿WeChat? Poco pudo conseguir Leo Messi y casi nadie se acuerda ya de esta aplicación que tanto éxito tiene en China, su país de origen. Sigue siendo una aplicación de mensajería instantánea mucho más completa que la mayoría, pero a la mayoría de usuarios le parecerá demasiado recargada, y no lista para usar desde el primer segundo. Esos factores de usabilidad unidos al factor de que no se convirtió en una aplicación viral, como otras, han condenado a WeChat al olvido.

También han pasado unos meses desde la fiebre que hubo por Telegram, la aplicación que nos ocupa en esta ocasión, aunque sigue manteniendo su lugar gracias, sin duda, a sus muchas virtudes y ventajas sobre WhatsApp y Line. Hay muchos artículos que las comentan, pero siempre se acaban dejando algo. A continuación intentaré recopilarlas todas:

telegram

1) Es gratis: no hay que pagar por instalarla ni ninguna cuota, y no incluye ningún tipo de publicidad. Antes de la llegada de WhatsApp, cualquier servicio de mensajería a través de Internet era gratuito (incluso la mayoría pensaba que WhatsApp lo era, pese a que en la propia configuración aplicación se ve claramente que no, y también en su web) y era impensable pagar por ello. Hoy se paga por WhatsApp, cuando curiosamente es la única (que yo conozca) aplicación de mensajería instantánea de pago, y no la mejor. Line también es gratis pero, sin embargo, recibimos periódicamente mensajes de promociones de Line y avisos de novedades y, aunque no emiten notificaciones y sólo se ven cuando el usuario entra a la aplicación, seguramente muchos preferirían no ver este tipo de cosas. A los creadores de Telegram, Nikolai y Pavel Durov, creadores también de VK (el “Facebook ruso”, con más de 100 millones de usuarios activos), les sobra el dinero y si lo necesitaran para mantener el servicio de Telegram recurrirían a donaciones, uno de los métodos de financiación por excelencia del software libre.

2) Es libre: la mayoría de la gente no sabe qué es el software libre. Aquí tenéis una entrada sobre ello que publiqué en su día, pero básicamente software libre es software cuyo código fuente significa que cualquiera puede leer, modificar y redistribuir este software y/o su código fuente original o modificado. Tanto los clientes de Telegram, como su API y el protocolo MTProto son libres. El software de los servidores aún no lo es, pero está anunciado que también será liberado. Que Telegram sea software libre implica que cualquier persona que sea leer código puede detectar si hay problemas de seguridad, puertas traseras o cualquier otra funcionalidad maliciosa o defecto indeseable para el usuario. También propicia un desarrollo más acelerado y productivo gracias a su desarrollo colaborativo: cualquiera puede desarrollar un cliente para Telegram. Si los creadores no crean un cliente oficial para tu sistema operativo o alguien desea crear uno más adecuado a sus gustos o necesidades, está en la libertad de hacerlo. De hecho, gracias a ello disponemos de clientes para prácticamente cualquier plataforma.

3) Es multiplataforma y multidispositivo: aunque sólo hay clientes oficiales de Telegram para Android, iOS y Windows Phone (Beta), gracias a que Telegram es software libre también disponemos de clientes para cualquier tipo de ordenador (Telegram Desktop para Windows, Mac OS X y GNU/Linux; Sigram para GNU/Linux; entre otros) y una versión web (Webogram, utilizable tanto en ordenadores sin necesidad de instalación como en smartphones con un navegador moderno, incluyendo Firefox OS). WhatsApp no se puede utilizar desde el ordenador. Line sí, pero no dispone de una versión web ni de versión para GNU/Linux (aunque se puede usar la de Windows mediante Wine).

telegram-webapp

4) Es seguro: la seguridad y privacidad son una característica fundamental, y en la que flaquea mucho WhatsApp, y desde su compra por parte de Facebook es menos apetecible que una empresa disponga de tanta información y poder sobre nosotros y nuestras comunicaciones. El protocolo MTProto utiliza un sistema de encriptación AES de 256 bits, el cifrado RSA 2048 y el protocolo criptográfico Diffie-Hellman. El 19 de diciembre de 2013, Pavel Durov anunció que daría una recompensa de 200 000$ en Bitcoins a quien fuera capaz de romper el cifrado de la mensajería. Por otro lado, existe la opción de crear chats secretos, cuyos mensajes no se almacenarán en los servidores de Telegram y sólo serán accesibles por los interlocutores, que además podrán eliminar mensajes (eliminándose en su dispositivo y en los de los demás interlocutores), programar su autodestrucción tras el periodo de tiempo que ellos establezcan. En los grupos en los que participes, sólo tus contactos podrán ver tu número de teléfono, permaneciendo este oculto a los demás participantes. La sede de Telegram se encuentra en Berlín, por lo que podemos estar tranquilos en cuanto a la cesión de datos a la NSA, al menos si no estamos en EEUU.

5) Basado en la nube: con la excepción de los chats secretos, tus contactos, conversaciones y los archivos compartidos en ellas  se almacenan en los servidores de Telegram. Esto implica que cuando uses Telegram desde otro dispositivo tendrás acceso a todas tus conversaciones y archivos compartidos. Igualmente, si cambias de teléfono o reinicias de fábrica el tuyo no tendrás que preocuparte de hacer una copia de seguridad del directorio de Telegram como sucede con WhatsApp. Este almacenamiento en la nube es ilimitado. En Line, las conversaciones se almacenan en la nube, pero cada vez que reinstales la aplicación en tu móvil se eliminará todo el historial sin poder evitarlo (personalmente no veo qué sentido tiene esto).

6) Puedes enviar cualquier tipo de archivo sin compresión: cuando envías una imagen “grande” a través de WhatsApp, la aplicación comprime la imagen, haciendo que pierda calidad, y lo mismo ocurre con los vídeos si exceden los 16 MB de tamaño (o tendremos que recortarlos si son muy largos). Telegram permite enviar vídeos de hasta de 1GB (podemos enviar incluso películas). Sí comprime las imágenes si las enviamos como tales, pero permite enviar cualquier tipo de archivo (tales como documentos, PDFs, aplicaciones, etc. de hasta 1GB), función que no permite WhatsApp, y usando esa opción también puedes enviar imágenes sin ningún tipo de compresión para que no pierdan calidad.

7) No es molesto: en Telegram puedes configurar las notificaciones a tu antojo. Puedes seleccionar en cada conversación (individual o grupal) si quieres que no te llegue ninguna notificación o que sólo vibre, además de poder personalizar el tono o el color del LED. También puedes silenciar a determinados miembros de los grupos. Muchos usuarios de WhatsApp sufrirán a amigos pesados o notificaciones constantes de grupos sin poder hacer nada, sólo silenciarlos un determinado periodo de tiempo tras el cual se volverán a activar las notificaciones automáticamente, silenciar el teléfono o desconectarlo de Internet. En Line puedes desactivar las notificaciones de las conversaciones que quieras, aunque con menos opciones al respecto como los tonos o la vibración.

telegram

8) Posibilidad de grupos más numerosos: Telegram permite grupos de hasta 200 participantes, frente a los 100 de Line y los 50 de WhatsApp. Es cierto que en día a día es difícil que usemos un grupo de tales magnitudes y que, si lo hacemos, nos resulten molestas las notificaciones (bueno, no en Telegram ya que podemos desactivarlas como hemos dicho en el punto anterior), pero puede ser útil a la hora de organizar algún evento multitudinario, por ejemplo, y nunca está de mal tener la opción.

9) Saber cuando el destinatario ha leído un mensaje: es algo que muchos usuarios demandan, que la marca de doble verificación indique si el destinatario ha leído un mensaje. Line también se dispone de esta característica, no así WhatsApp, donde la doble verificación sólo significa que se ha recibido el mensaje y no necesariamente se ha abierto.

Este último punto quizás no sea del agrado de todos los usuarios, aunque ciertamente es una característica común en muchas de las aplicaciones de mensajería instantánea. Me parecería más acertado que se incluyera esta característica pero también la opción de que los demás usuarios no vean cuando has leído los mensajes (y viceversa, para ser justos), y también que nadie pueda ver tu última conexión (la única función de WhatsApp que falta en Telegram tras haber añadido las listas de difusión).

También es de destacar la velocidad y fiabilidad del servicio de mensajería de Telegram, con servidores descentralizados alrededor del mundo. También es más ligero que sus competidores. Todo esto, con una inferfaz muy sencilla y similar a la de WhatsApp, algo que hace que cualquiera sea capaz de utilizar fácilmente Telegram desde el minuto 1.

Aprovecho para realizaros un enlace a un vídeo de ReviewsCJ comparando Telegram y WhatsApp. Muy recomendado el vídeo, aunque tiene unos meses ya y algunos comentarios están desfasados (como el de las notas de voz), y el canal.

Después de leer esto, seguramente tendrás pocas dudas acerca de cual es el mejor servicio de mensajería instantánea en la actualidad. Sí, ya sé que no la usan tantos contactos tuyos como WhatsApp, y que posiblemente entre contactos que tengáis Telegram usáis WhatsApp… ¿Por qué no pensárselo un poco y usar lo mejor en lugar de usar lo mismo de siempre por simple inercia? La verdad es que merece mucho la pena.